Cámbiate a BancoEstado, nueva Ley de Portabilidad Financiera

Ahora puedes cambiarte a BancoEstado, con mayor facilidad, reduciendo costos y con menores tiempos en el proceso.





Lo puedes hacer en simples pasos:


Llena el formulario de portabilidad, sólo necesitas tu cédula de identidad

Acepta la Oferta

Si tu evaluación comercial es favorable. Dentro de unos días recibirás tu Oferta de Portabilidad

Firma contratos

Para finalizar, debes firmar los contratos de tus nuevos productos.

Beneficios Personas

  • Tasas de interés y plazo preferente para rebajar la cuota de tu crédito Hipotecario o de Consumo.
  • Hasta costo 0 en tu plan de productos (Cuenta Corriente o Cuenta Vista, Tarjeta de Crédito, Línea de Crédito).
  • Alianza con JetSMART y una gran red de comercios asociados.
  • Cámbiate a BancoEstado, solicitud 100% digital, nosotros hacemos todos los trámites por ti.

Beneficios Micro y Pequeñas Empresas

  • Somos la Banca experta para apoyar el desarrollo de los Micro y Pequeños Empresarios.   
  • Tenemos productos financieros competitivos, flexibles, adecuados a tus necesidades y herramientas para hacer crecer y fortalecer tu negocio.
  • Nuestros ejecutivos especialistas te atenderán y evaluarán según tu actividad y rubros.
  • Contamos con Programas de apoyo a tu negocio como Emprende, CreceMujer y MercadoPyme.

Solicita tu Certificación de Liquidación AQUÍ
(debes tener tu Tarjeta de Coordenadas o BE Pass)


Si eres un proveedor de servicios financieros (Bancos, CCAF, Mutuarias, etc) que requiere iniciar un proceso de portabilidad podrás realizarlo a través de Redbanc: www.portabilidadfinanciera.redbanc.cl

Si eres un proveedor de servicios financieros escríbenos a

portabfinanciera@bancoestado.cl

Preguntas Frecuentes

La Portabilidad Financiera es un mecanismo a través del cual se facilita el cambio de las Personas, Micro y Pequeñas Empresas desde una institución financiera a otra. En términos prácticos, los clientes se podrán cambiar de banco en tres pasos:
1. Ingresando una solicitud de portabilidad a su nuevo banco
2. Aceptando la oferta de portabilidad que este nuevo banco le haga, y
3. Firmando los contratos correspondientes a los productos que está portando y abriendo.

En este sentido, toda la complejidad operativa del proceso, en términos de generar/obtener el certificado de liquidación de los productos, ejecutar los pagos y cierre de los mismos, quedan bajo la responsabilidad y coordinación de las instituciones involucradas.
Todos los productos financieros serán objetos de portabilidad y sólo en el caso de los Créditos Hipotecarios habrá condiciones especiales. Se podrán cambiar Cuentas de Ahorro, Cuentas Vista, Cuentas Corrientes, Chequeras Electrónica, Líneas de Crédito, Tarjetas de Crédito y Débito, Créditos de Consumo, Comerciales y Automotrices, entre otros.
La ley busca facilitar los trámites bancarios y aumentar la competencia en el mercado, lo que se traducirá en una baja de los costos para las personas, quienes podrán elegir con mayor facilidad aquellas instituciones que les entreguen mejores beneficios.
1. Se facilitará el refinanciamiento de todo tipo de crédito. Y será posible consolidar las deudas de varias instituciones en un solo lugar.
2. Disminuirá el costo y el número de trámites asociados al refinanciamiento, bajando hasta en un 60% los costos y disminuyendo los tiempos en hasta un 40%.
3. Bajarán los costos de financiamiento para las Pymes.
Bancos, compañías de seguros, agentes administradores de mutuos hipotecarios, cooperativas de ahorro y crédito, cajas de compensación, instituciones que coloquen fondos de manera masiva, emisores de Tarjetas y otras entidades fiscalizadas por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF)
Paso 1: Lo primero que tienes que hacer es ingresar una solicitud al banco al que quieras cambiarte, donde basta tener a mano tu cédula de identidad. En la solicitud, indica claramente los productos que quieres terminar con tu banco actual, y los que deseas contratar en el nuevo banco. Con la solicitud, el banco nuevo te evaluará (ojo, podría pedirte algunos antecedentes más) y emitirá lo que se llamará una Oferta de Portabilidad.
Esa oferta dura 7 días como mínimo. Durante este periodo de tiempo podrás comparar todas las ofertas que te hagan los bancos para que decidas cuál te conviene. Es importante que consideres variables como el costo total del crédito (CTC), costo anual equivalente (CAE), el monto de las cuotas o dividendos en el caso de los créditos hipotecarios, el costo de mantención para el caso de cuentas o Tarjetas, etc.
Paso 2: Al aceptar una oferta, como cliente entregarás un "mandato de término" para que tu nuevo banco pague y termine con los productos que mantienes en tu banco de origen. Este mandato de término tiene una vigencia de 3 meses y faculta al nuevo banco para realizar todos los pagos, comunicaciones o requerimientos en tu nombre y representación.
Paso 3: Se firman los contratos y luego de eso el banco nuevo tiene un plazo de 6 días hábiles bancarios para pagar y solicitar el cierre de los productos en el banco de origen, terminando el proceso con una notificación.
Una de las gestiones previas a la portabilidad es la obtención de este certificado del proveedor inicial, que detalla la totalidad de los productos y servicios contratados que potencialmente serán traspasados a una nueva institución. Puede pedirlo el propio cliente que desea acogerse a la portabilidad, por vía digital o presencial, o el nuevo proveedor directamente, una vez recibida una solicitud.
La ley admite dos modalidades de portabilidad, aunque ambas pueden presentarse conjuntamente, dependiendo de los servicios y productos que decidan “portarse”: (i) portabilidad simple (o sin subrogación) y (ii) la modalidad con subrogación.
(i) Portabilidad simple. La portabilidad sin subrogación significa contratar nuevos productos o servicios financieros con el nuevo proveedor y el término de los productos o servicios del antiguo proveedor. Las garantías que caucionaban estos productos se extinguen en virtud de la portabilidad.
(ii) Portabilidad con subrogación. Una de las novedades de esta ley es la nueva figura de “subrogación especial del crédito”, que, en términos sencillos, evita la constitución de nuevas garantías, ahorrando todos los costos y tiempos necesarios de este proceso. Por ejemplo, para el refinanciamiento de créditos hipotecarios no se necesitará la constitución de una nueva hipoteca, sino que se deberá realizar solo una anotación al margen de la ya existente, y una inscripción que dé cuenta del cambio de acreedor garantizado con la hipoteca.
1. En la Carga Anual Equivalente o más conocido como CAE, que es el costo anual de un crédito expresado en porcentaje, pero tomando en cuenta todos los gastos y costos. Conociendo el CAE podemos comparar quien ofrece el producto o crédito más barato y tomar una mejor decisión.
2. En el Costo total de mi crédito o más conocido como CTC, que nos permite saber cuánto terminaremos pagando por el crédito que estamos solicitando o en este caso portando. El CTC, toma en cuenta todos los gastos asociados, como el monto del préstamo, los intereses que se cobran, más los seguros que se contraten, entre otros. Para calcularlo se multiplica el número de cuotas por el monto de esta. Ejemplo: 24 cuotas de $100.000. El resultado de esto es el costo total de tu crédito.
3. La cuota mensual a pagar, que va pagando mes a mes un monto del total, además de intereses y otros gastos asociados.
4. Los seguros asociados a mis productos o créditos que quiero portar. Por ejemplo, en el caso del crédito hipotecario el banco se encarga de contratar seguros para anticiparse a situaciones como: incendios, terremotos, enfermedades o cesantía, entre otros. Con los seguros el proveedor asume el riesgo de cubrir el crédito para el caso en que sucedan ciertas situaciones, a cambio del pago de una prima mensual.



Somos el banco de todos

13 millones

de clientes

750 mil

Microempresas

65 mil

Pequeñas Empresas


También somos la red más grande del país, a tu disposición. 400 Sucursales, 30.000 CajaVecina y 110 ServiEstado

Infórmese sobre la garantía estatal de los depósitos en su banco o en www.cmfchile.cl